Oro verde

Oro verde

Oro verde es una maravillosa iniciativa que surgió en el corazón de la costa pacífica colombiana, más exactamente en el Departamento del Chocó en el año de 1999.  Con el objetivo de preservar el medio ambiente, frenar la devastación ocasionada por la minería irresponsable, y de luchar contra la exclusión social en la zona, diferentes asociaciones como: Amichocó, Asocasan, Cocomacoiro, Fundamojarras, más un grupo de jóvenes profesionales comprometidos con el futuro, líderes comunitarios y familias mineras, decidieron tomar cartas en el asunto y hacerle frente a un problema que estaba ocasionando más pobreza y desolación en esta tierra, de por sí bastante golpeada ya.

El principal objetivo es defender el patrimonio que constituyen las familias mineras chocoanas, que mantienen vivas las técnicas ancestrales de minería artesanal, que aseguran a su vez el buen uso de los recursos naturales a los que tienen acceso, ayudando a mantener vivo uno de los últimos pulmones del mundo, y que forma parte de los ecosistemas más diversos y exuberantes que existen en el planeta, como es el Chocó.

Y es que en este departamento colombiano, para que nos hagamos una idea, en un metro cuadrado de su suelo existe más variedad biológica, de la que podemos encontrar en un kilómetro cuadrado de otra zona templada de cualquier otro país.

Cobijando alrededor de unas nueve mil especies de plantas vasculares, doscientas especies de mamíferos, seiscientas especies de aves, y ciento veinte de anfibios, más o menos el 25% de estas especies las podemos encontrar únicamente en el Chocó.

Es una iniciativa pionera en el mundo, que se basa en un sistema de certificaciones, cuyo fin es diferenciar el oro extraído de forma responsable con el medioambiente, para posteriormente ser vendido al mercado especializado, logrando un mejor acceso de los  mineros artesanales al comercio mundial, acaparado por las grandes multinacionales.

Criterios de certificación de Oro Verde:

 

–          No debe haber alteración ecológica. Ni dejar al ecosistema en un estado tal, que su posible recuperación sea prácticamente imposible.

–          No se utilizarán productos químicos tóxicos como el mercurio y el cianuro en la extracción, para evitar con esto, por ejemplo, la contaminación de los ríos.

–          Las zonas explotadas, obtendrán estabilidad ecológica en un período de tres años.

–          El suelo que es removido durante la extracción debe ser reemplazado durante el proceso.

–          Que los relaves no excedan la capacidad del ecosistema local para su rehabilitación.

–          La carga de sedimentos en arroyos, ríos, o sistemas lacustres, está controlado en cantidad y frecuencia, de tal manera que el ecosistema acuático nativo no se vea afectado.

–          Las operaciones mineras se realizan con el acuerdo de los Consejos Comunitarios Locales.

–          El origen del Oro y del platino extraído, se declara a favor de la localidad correspondiente.

–          En las zonas boscosas, las actividades mineras no deben exceder el 10% de una hectárea, en períodos de rotación de dos años.

–          Se deben seguir las regulaciones locales, regionales y nacionales.

Minera artesanal chocoana

Por el cumplimiento de cada uno de estos criterios, las unidades familiares productivas o mineras, reciben un incentivo económico directo, en forma de prima por sus metales, a la vez que se benefician de orientación técnica en varios temas, y de proyectos sociales y ambientales que tratan de poner en práctica técnicas para un medio de vida sostenible y con ello mejorar la calidad de su entorno.

Para ser aceptadas en el programa, periódicamente la unidad certificadora y un grupo de auditores visitan estas minas, para garantizar que el oro producido cumple con los parámetros ambientales y sociales exigidos.  Aparte se hacen cargo de prestar asesoría técnica a las familias mineras, enseñándoles a sembrar especies vegetales, como reemplazo de aquellos terrenos que han sido desforestados por su trabajo y también por el de la minería a gran escala.

Por medio de este programa muchas son las familias que han logrado beneficiarse, mejorando su calidad de vida, conscientes de la importancia de su labor para el desarrollo y sostenimiento de su zona.

Oro verde es una iniciativa muy loable, que sensibiliza y concientiza a las personas sobre la importancia de trabajar, y de enmendar los daños ocasionados durante el proceso.  Entender que del mismo modo en que la tierra nos brinda este preciado tesoro, debemos devolverle el favor.  Ojala esta iniciativa sirva de ejemplo en muchos países del mundo, en donde prevalece la minería artesanal, y también para las grandes mineras, porque el Oro es un gran tesoro…… pero nuestro planeta lo es aún más.

 

Leave a Reply